El el protagonista como el autor es libre de

El resurgimiento de Georgio Samsa después
de ser sepultado

Capítulo IV de la obra La Metamorfosis

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

La
Metamorfosis (1912), escrita por el autor Frank Kafka la cual pertenece a la
parte 3 del programa de estudios Lengua A Nivel Superior: Lengua y Literatura:
Textos y Contextos. Esta obra está cargada de elementos del surrealismo y
expresionismo, tanto el protagonista como el autor es libre de expresar sus
emociones y angustias que fueron causadas por la sociedad que los rodeaba, a través
de descripciones, el autor crea ese sentido lógico que explica la influencia
que estos grupos sociales obligan a los demás ser algo que no son, siendo esta
novela de aspecto auto reflexivo y analítico para determinar que esta
influencia cambia la relación entre los miembros de la familia.

Según Estrada,
P. Para mí, sin embargo, más acá de las obviedades simbólicas que de esta obra
desprenden sigue atrayéndome su lenguaje desnudo, el tono sereno y sin énfasis
con el que alcanza a expresar la soledad, la vulnerabilidad y el dolor de lo
humano sin más.  (Hernández, 2015)

El
relato La Metamorfosis mantiene que el ser un insecto es la peor desgracia para
el ser humano.

Por lo
tanto, el tipo de texto que se va a utilizar es una narración del mismo tipo de
la obra La metamorfosis, narrado por un testigo, donde se hará hincapié la vida
de Gregorio luego de su fallecimiento, y cómo pasa el resto de su vida al lado
de la persona que tanto adora.

Este
escrito es dirigido para quienes estuvieron inmersos en la obra en su completo
contexto, pudiendo sentir el mismo dolor de Gregorio al no apreciar el aire en
su cara y que quieren saber cómo pudo ser una vida mejor para él.

                                                                                               N° de palabras. (293)

 

 

 

 

Capítulo

IV

Al
bajar del tranvía la familia Samsa comenzó a caminar por un largo rato tratando
de olvidar el pasado, al final de una estrecha vereda vieron una hermosa casa
de paredes blancas, en ese momento supieron lo que tenían que hacer para borrar
todo recuerdo, vendieron la casa de huéspedes al banquero del pueblo, y
compraron la de relucientes paredes, nunca trasladaron los muebles de la casa
vieja al contrario compraron unos nuevos para empezar una nueva vida.

En uno
de los crudos inviernos que azotó a la región los padres Samsa enfermaron
gravemente, Grete envió por el doctor del pueblo, era un tipo alto y bien
parecido llamado Victor Defarth, él había llegado a este pueblo desde la
capital porque siempre le gusto la tranquilidad, durante mucho tiempo trato la
enfermedad de los padres de Grete, iba a visitarlos frecuentemente, en él nació
un aprecio sin igual había la joven, no pasaron 
tantos meses hasta que un día cuando Grete subió a despertar a sus
padres, los encontró abrazados con la mirada perdida hizo los trámites para
poder enterrarlos en el cementerio  del
pueblo el doctor la fue a presentarle a su pésame, las visitas se hicieron cada
vez más frecuentes hasta que un día decidieron unir sus almas y vivir juntos en
la casa de campo, el doctor traslado hacía allá su consultorio y Grete lo
ayudaba haciendo las veces de enfermera.

L
mañana que muró Gregor, los padres le encargaron a la asistente que se
deshiciera del cadáver, ella decidió enterrarlo. Aquella joche cayo una lluvia
torrencial que provocó que el agua penetrara en el subsuelo hasta el punto que
inconscientemente Gregor sentía como la tierra húmeda envolvía todo su cuerpo,
pero intempestivamente la humedad desapareció y se convirtió en un viento
helado que estremeció su ser haciendo que sus ojos se abrieran, cuando por fin
pudo fijar la mirada vio un hermoso verdor que se perdía en el horizonte ,
escuchaba el ruido inconfundible del agua de un río por las piedras, pensó que
sus penurias habían terminado y que Dios se había compadecido de su espíritu
que estaba en el paraíso prometido, pero el tratar de girar para poder
contemplar el río se llevó una ingrata 
sorpresa, no podía voltear la mirada, ni siquiera ver si aún tenía la
forma del bicho que tanto odiaba, pasó muchos días tratando de descifrar lo que
pasaba, y por qué no sentía hambre ni sed, rogaba al cielo para que alguien
pase frente a él, pero su soledad cada día se hacía más profunda, se preguntaba
por qué todo el mundo había decidido alejarse de él, con el pasar de los años
ya había perdido toda esperanza de volver a tener contacto con otro humano,
cuando divisó a lo lejos la silueta de un ser vivo que corría, Gregor gritó y
gritó tratando de llamar su atención, pero estaba muy lejos para escucharlo, la
silueta aparecía constantemente. Un día se le ocurrió una idea, recordó que
cuando era niño él sabía silbar fuertemente así que cuando en la mañana vio
aparecer la silueta empezó a silbar, en ese momento vio como la cabeza de aquel
ser volteó y comenzó a correr hacia él, ya estaba a pocos metros, cuando por
fin pudo comprender que aquella silueta se veía tan pequeña porque era de una
niña de unos siete años, el rostro de ella se inclinaba hacia arriba para poder
verlo, por eso se dio cuenta que él se había transformado en un ser de gran
estatura, la pequeña estiró su mano hacia él como para acariciar su rostro pero
ella no podía alcanzarlo por más que se paraba en la punta de los pies. Gregor
vio en la cara de la niña una mirada de frustración, trató de hablarle
sutilmente para que ella no se asustara y saliera huyendo por temor, lo intentó
una y otra vez, hasta  que entendió que
la niña no lo escuchaba, le inquietaba pensar si otra vez se había transformado
en un bicho pero más alto, la niña se fue y Gregor pensó que nunca más la
volvería a ver, pero grata fue su sorpresa cuando a la mañana siguiente vio a
lo lejos que la niña regresaba y esta vez acompañada por otra silueta más
grande que ella, se acercaban cada vez más, cuando Gregor por fin pudo divisar
con claridad el rostro de la otra silueta, su ser se estremeció y su mente se
llenó de recuerdos de aquella persona que al inicio de su calvario fue la única
que lo reconoció, lo alimentó y lo comprendió, era la misma mujer, su amada
hermana, pero por qué acompañaba a la niña, que extraña coincidencia pasaba,
luego de un momento, lo entendió que más podía ser si no que la niña fuera la
hija de Grete, es decir su sobrina, su propia sangre, en ese instante su corazón
empezó a latir con más rapidez al darse cuenta que Grete extendió su mano como
para tocar su rostro, y cuando él pudo volver a visualizar la mano de Grete ,
esta tenía una manzana, fue entonces que se percató que él se había
transformado en un manzano. Cuando reaccionó volvió a ver el rostro de Grete y
vio en sus ojos la misma mirada de aquel día en que ella entró a su cuarto y lo
reconoció, ambos se dieron cuenta de que el destino los había vuelto a unir,
pero esta vez su convivencia sería tranquila y alejada de los prejuicios
sociales. Desde aquel día toda la familia se reunía alrededor del árbol, aunque
su esposo y su hija nunca se enterarían que dentro de aquel árbol habitaba el
alma de su querido hermano Gregor.

                                                                                               N° de palabras. (955)

Bibliografía

Hernández, Ó. J. (Enero-Junio de 2015). A propósito de los
cien años de La Metamorfosis. Medellín, Colombia: Ciencias Sociales y
Educación, Vol. 4, N° 7. http://repository.udem.edu.co/bitstream/handle/11407/2433/Ciencias_Sociales_78.pdf?sequence=2&isAllowed=y
Kafka, F. (1915). La Metamorfosis.
Pehuén Editores, 2001. http://www.colombiaaprende.edu.co/html/mediateca/1607/articles-65479_archivo.pdf